10 sept. 2007

Silencios II





Es un ilimitado continuar estático.
Como un océano de hielo.
Como una gota estancada en el desierto.

Un hilo infinito de plata
que se extiende entre mil estrellas.

Se contiene en el aire de una roca.
En el balanceo del vuelo
de las aves blancas.
Y sobre la envergadura de sus alas.

Se delinea sobre la tarde pálida de tu frente.
Y detrás del exquisito arco de tus pestañas,
que abren la ventana a lo supremo.

Se desliza detrás del aroma de tu cuerpo.
Y trae la ilusión de un sueño.

Albergarme en todos tus silencios,
para vislumbrar la entrada al cielo.


11 de Agosto de 2004

2 comentarios:

Maria Fischinger dijo...

QUE BELLO ESTA!!!
Maria

Anónimo dijo...

esto nome ha valido para nada ,
no me ha servido de3 respuesta , yo q ria una poesia corta y no famosa , y usted me ha puesto todo lo contrario