10 sept. 2007

El Portal




Caen los velos negros
sobre los siete cielos.

Languidece la ternura de tu lengua
sobre el recorrido
en el secreto
de mi cuerpo ya sin tregua.

No corresponden los destinos
a estas manos.
No coinciden las estrellas
sobre tus sueños.

Florece la piel luminosa.
Renace el encuentro
en el remanso oculto.
Fluye un torrente eléctrico
e intentas esconderlo.
La sangre tuya se vuelve hacia mí.
Revive por mí.

Se desenvuelve lo inimaginable,
lo insondable,
en mis labios.

Tu alma se alberga en mí
a través del portal de mi lengua.

Caes rendido y lo niegas.
El vértigo de mi vientre
te renueva.
Ya no puedes responder.
Ya no te retienes.
Fluyes en mi misma sangre
para darte poder.


8 de Septiembre del 2003

3 comentarios:

Issa Martínez dijo...

Me alegra ver que ya tienes tu blog, Amparo querida. Vendré a visitarte siempre que pueda. Está quedando muy lindo.

Besos

Poemas con melodía dijo...

Hermoso tu blog, y tus poemas ya lo sabés me encantan
besos
Elisabet

Liliana Varela dijo...

Esta poeta tiene una energía increíble en sus letras.
Bien por ella.
Liliana