16 mar. 2008

Cayendo


Cinco sombras se proyectan de mis pasos,
en este ensueño
.
Cada vez que escucho esta melodía,
siento que los ángeles me reclaman de nuevo.


Entro y salgo de este ensueño.
Entre el silencio y el deseo.
Las sombras de las hojas danzan.
Tan suaves.


Espero que esta vez no me deje herir.
Espero que esta vez la melodía no cese.

Crece y mis pasos se elevan,
ya no oigo mis huellas mundanas.
Mis pies son alas de gloria.


Las estrellas brillan en el cielo.
Como siempre.
El verano es bello.
Como siempre.


Pero hay algo nuevo en mí.
Esta melodía que tanto amo,
no cesará esta vez.
Es el murmullo de una voz tan suave y ronca.


El mundo gira.
Como en todos los tiempos.
Las nubes vienen y van,
atravesando el cielo.


Viene la noche, en un atardecer más.
Pero hoy algo es diferente.
Hoy siento que estoy cayendo.

Hoy creo que ambos estamos cayendo.


La brisa se retuerce a mi alrededor,
como en todo momento.
El aroma dulce de la noche fluye
como si fuera un destello.


Espero que esta vez no me deje herir.
Espero que esta vez la melodía no cese.


¿Estaré cayendo en los brazos de aquellos?
¿Aquellos ángeles que llaman?
¿Estaremos cayendo tú y yo?


En este sueño tus ojos brillan
como nunca.
En este sueño siento el cielo en tu beso
como nunca.

¿Estaremos cayendo me pregunto yo?
¿Es esto verdad o parte de mi ensueño?
¿Estaremos cayendo sin regreso?
¿Sin regreso al mundo que conocemos?

16 de Marzo de 2008. Amparo Carranza Vélez.

No hay comentarios: